5 MOTIVOS PARA COMPARTIR EL TRABAJO AJENO

Actualizado: 16 de jul de 2018

Hace poco terminé de leer ‘Show your work’ de #AustinKleon . Aunque el contenido de este post no va sobre ese #libro, tengo el deber moral de aprovechar para recomendarlo. Si eres #artista, de la rama que sea, y no sabes como dar a conocer tu obra, ya sea porque te da pereza, vergüenza o acabas de nacer y no conoces #Instagram, tienes que leerlo.


En uno de sus capítulos habla del “human spam”. Un ser del que todas tenemos conocimiento aunque lo llamemos de otras maneras como por ejemplo coñazo de compañera que me invita a todos sus eventos tres veces antes del medio día y nunca viene a uno mío.

Probablemente te hayas sentido identificada, con la una o con la otra, o con las dos. Todas hemos pensado alguna vez si ella me spamea a tope sin tomarse la molestia de fijarse si vivimos en el mismo continente, yo hago lo mismo.


En mi #curso no hago especial hincapié en técnicas de márketing personal. Pero sí me gusta dar mi opinión moralina sobre lo que pienso que son buenas maneras, o ética profesional, o compañerismo o como sea que se llame en el siglo XXI.


La consideración para con la otra es una muy buena tarjeta de presentación.

Austin se refiere, por un lado, a los artistas que publican material sobre sí mismos indiscriminadamente. Nótese que dice “sobre sí” y no “sobre su trabajo”. He ahí la diferencia entre compartir y hacerse spam. Yo misma cada semana dejo de seguir perfiles que en un principio me parecieron interesantes, en cuanto su dueña se queda sin #ideas y empieza a compartir compulsivamente hasta sus chats de whatsapp que no hacen gracia más que a ella misma. Aprovecho para parafrasear a José Cabrera: tu perro te hace gracia a ti porque es tuyo. Punto.

Por otro lado, #AustinKleon toca por encima el tema de ir a ver el trabajo de las otras compañeras. Éste último punto es el que a mi me interesa desarrollar aquí.


Algo que me molesta mucho del mundo en el que me muevo, el de la comedia, y sé que sucede en todos los ámbitos, son las profesionales que no comparten los logros o eventos de las compañeras (nótese que uso el plural femenino como genérico plural, o sea que, hombres, no miréis para el costado que también va para vosotros). Las mismas mucho menos acuden como meras espectadoras. A no ser que sean amigas del alma y, por supuesto, entren gratis - esto de insistir en ir gratis a ver a los amigos es otro punto que algún día desarrollaré.


Para no enrollarme más voy a numerar a continuación 5 motivos por los que es importante ver y compartir los trabajos “ajenos”:


1. Porque no son “ajenos”. Son trabajos artísticos que alimentan el mismo #público y el mismo circuito en el que te quieres desarrollar. No es como dedicarte a vender carne de res y compartir anuncios de bayetas. Es más bien como vender carne de res y compartir eventos de McDonalds. Todo alimenta el mismo ciclo. (No sé por qué he puesto este ejemplo. Yo soy vegetariana pero espero que ilustre lo que quiero decir).


2. Porque Eddie Izzard también apestaba al principio de su carrera. Recuerdo cuando Eddie Izzard vino a Madrid en 2016. Mis rrss se llenaron de cómicas compartiendo su selfie con el artistazo. Obviamente entiendo la parte ‘fan’ y la parte auto-bombo (‘miradme, he tocado a Eddie Izzard, ahora me llenaré de followers’). Pero ¿por qué no comparten también una foto cuando van a ver el show de una compañera local? En una entrevista, el artista (al que admiro y con quien yo también me saqué una foto) explicaba que sus primeros 11 años de carrera fueron un largo fracaso. Hasta que decidió olvidarse de la promoción y centrar sus energías en la calidad de su texto. ¿Te imaginas si todas hiciéramos lo mismo? Y


¿te imaginas que la promoción que no te haces te la hicieran tus compañeras de profesión porque han visto tu trabajo y les ha gustado?

3. Porque tienes que saber qué se cuece. Puede que te consideres súper original y transgresora, o que te veas más bien súper popular y la voz de las masas. El caso es que si no sacas la nariz de tu egojete no vas a enterarte cuando dejes de ser lo uno o lo otro. Conocerse de memoria todos los especiales de #Netflix está muy bien, pero tú no actúas este sábado en Netflix, actúas en Alcorcón (sustituya por la localidad de su caso).

Compárate con Sarah Silverman para tener una meta, pero observa el trabajo de las que están en la misma onda que tú para saber desde dónde tienes que empezar a desmarcarte.


4. Porque hay sitio para todas. Compartir el flyer de un show que te ha gustado no te va a restar público ni seguidoras. Al contrario. La persona que siguiendo una recomendación tuya llega a un espectáculo que le gusta, se va a acordar de ti y va a seguir volviendo a ti para seguir tus recomendaciones. Y obviamente el día que recomiendes tu show no tendrá en principio motivos para, justo ese día, desoir tu consejo.


5. Porque das visibilidad a tu profesión. Todas somos #artistas, y a la vez todas somos distintas. Cada una pertenecemos a un nicho con su público segregado. Algunos estilos gozan de mayor fama y aceptación que otros, siempre ha sido así. Tanto que a menudo me pasa que al terminar un open mic, donde nos juntamos cómicas de todas las temáticas, se me acerca alguien del público - mayormente mujeres- a pedirme el contacto porque, cito literalmente, ‘no sabía que se hacía monólogos sobre estos temas’. No soy la única cómica que hace texto directamente #feminista, pero sí somos pocas. Por eso comparto los eventos de compañeras con estilos afines al mío. Para dar(nos) visibilidad. Si me cierro a compartir solo mis actuaciones (yo, yo, mio, mio, pa mi, pa mi) estaré colaborando a que mi público objetivo siga prefiriendo quedarse a ver una peli en casa en lugar de salir a ver #monólogos, porque seguirán sin descubrir que también hay humor sobre temáticas no tradicionales.


Me limito a 5 razones aunque podría seguir razonando por qué me parece tan importante la colaboración entre compañeras. A la vez podría haberlo resumido todo en un solo punto:


porque si nos apoyamos estamos ampliando el mercado creando oportunidades para todas.

Ahora te toca a ti. ¿Qué piensas de estos puntos? ¿Eres de las que comparten los trabajos de otras personas o sólo si son amigas y te lo piden? ¿No compartes ni los tuyos porque no te consideras recomendable? Escríbeme tu parecer y abramos debate.




45 vistas1 comentario

© 2019 by Nuria Jiménez Comediante

Me atrevo con todo y por supuesto que he leído y acepto los Términos de uso y la Política de privacidad
"work, work, work, work, work"
Rihanna.
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
folou mi
O ESCRÍBEME 
POR E-MAIL
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now